Sobre mí

sobre mí

¡Hola!

Mi nombre es Susana Aibar y tengo la suerte de ver cada día en mis clientas no solo cambios físicos, también emocionales.

No me limito a aplicar una técnica sin más. Me gusta conocer a mi clienta, estudiar su caso y descubrir qué tratamiento es el que más se adapta a ella para poder potenciar y mejorar sus rasgos, siempre de una manera natural. El objetivo es hacer que se sienta no solo más guapa, sino también más feliz y segura de sí misma.

Comencé mi formación en el mundo de la estética a los 17 años y desde entonces, no he parado de formarme. Llevo realizando técnicas de micropigmentación desde hace más de 20 años.


Formación permanente en últimas técnicas.

Siempre he estado vinculada laboralmente al mundo de la estética y tengo una amplia visión de la belleza, más allá de aplicar un tratamiento correctamente, lo que me permite dar un asesoramiento integral.

He tenido la suerte de trabajar con firmas muy importantes como La Praerie y de desarrollar una amplia experiencia como operadora láser en un centro médico- estético. A pesar de haber disfrutado de la estética desde diversos ámbitos, nunca he abandonado la micropigmentación.

Cuando estoy en cabina con mi clienta, me siento muy conectada a esa persona. Ha tomado la decisión de confiar en mí y siento una gran responsabilidad por ello.

Me gusta cuidar de ella, que se sienta relajada y segura al ponerse en mis manos. El trato personalizado y la intimidad son muy importantes, es algo que cuido mucho en las consultas y tratamientos que realizo.

Me encanta no solo ser partícipe de su cambio estético, sino ser cuidadora de sus ratos de relax y desconexión y aconsejar desde mi experiencia y sentir la ilusión y felicidad al ver el resultado en cada una de ellas.

Soy una persona a la que le gusta mucho su trabajo, pero también procuro aprovechar todo lo que nos ofrece la vida, como pasar tiempo con la familia, amigos, con mi perro Pancho y salir a navegar para disfrutar del mar.

La gente que me rodea dice que soy una persona autoexigente, luchadora y trabajadora, con gran capacidad de ver las necesidades del otro. Supongo que ese rasgo me ayuda a entender las preocupaciones de las mujeres que acuden a mi cabina.

Busco la armonía en todo lo que me rodea

Si entiendes la belleza como yo, te invito a ponerte en contacto conmigo para descubrir cómo potenciar tu belleza natural.