Diferencia entre microblading y micropigmentación

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hoy en día el aspecto físico es una cuestión a la que prácticamente todos le damos cierta importancia. Cuidar nuestra estética no tiene porqué ser algo negativo siempre y cuando no llegue a convertirse en una obsesión o le demos una importancia desmesurada.

Actualmente el maquillaje permanente nos facilita el día a día y nos ayuda a mantener un equilibrio en nuestro rostro. Es importante conocer que diferencia hay entre el microblading y  micropigmentación para saber qué tipo de tratamiento podría ser el más apropiado, dependiendo de diferentes factores como el tipo piel, el efecto final deseado o la duración en el tiempo. Pudiendo así seleccionar la mejor opción de manera personalizada.

En el presente artículo nos gustaría centramos en la aplicación de estas técnicas en las cejas, por ser una zona de nuestra cara que marca notablemente la expresión y que en una gran mayoría de casos no se realiza por ser una moda sino por ser una necesidad real en muchas personas. La micropigmentación se puede realizar también en tratamientos de reconstrucción de areolas y corrección de cicatrices o estrías, labios y ojos. Siendo las cejas las que nos permiten realizar micropimentación o microblading.

Las cejas son un elemento importantísimo de nuestro rostro que requieren los mejores cuidados. Si estos no se realizan correctamente o simplemente no llevan a cabo, pueden poner en juego la expresión de nuestra cara. Las cejas dotan de personalidad a la mirada pero también pueden generar un aspecto más cansado, triste o inexpresivo si no realizamos un proceso correcto.

Microblading vs micropigmentación

Ambas técnicas son una alternativa estética para aquellos casos en los que las cejas estén poco pobladas o se vean desdibujadas, puesto que maquillarse para solucionar estos problemas nos hace perder un tiempo muy valioso, no controlar en algunos casos el visajismo más apropiado al maquillarlas puede no favorecer tampoco nuestra imagen.

Con estos tratamientos podemos conseguir el efecto deseado, redefiniendo y mejorando la simetría entre ambas o mejorando su volumen, siendo por tanto una de los mejores opciones, para las cejas poco pobladas, asimétricas o simplemente buscando una mayor personalidad.

Naturalidad y Durabilidad

La diferencia principal entre la micropigmentación y el microblading radica en el tiempo de durabilidad que proporciona cada una de las técnicas y en la aplicación de ambas. Mientras las cejas micropigmentadas pueden durar hasta dos años, la duración que ofrece el microblading es menor y oscila entre los 8 y 12 meses, siendo esta una técnica más superficial, como consecuencia de que los pigmentos son implantados en las capas más superiores de la piel.

La técnica de la micropigmentación se basa en la implantación de pigmentos de carácter epidérmico y se considera a la misma como un método de maquillaje permanente. Por su parte, el microblading, siendo igualmente una técnica de maquillaje, su menor duración permite calificarla como un método semipermanente.

En cuanto a la naturalidad que concede cada uno de los tratamientos, ambas técnicas conceden unos resultados naturales y realistas. La micropigmentación actual ha cambiado mucho en los últimos años, consiguiendo resultados muy naturales con la técnica del Pelo a pelo o más sofisticado con un efecto “ polvo”, El microblading ofrece un efecto natural desde el primer momento permitiendo a las personas que buscan este efecto discreto poder realizárselo sin miedo alguno.

Posibilidad de sombrear de la micropigmentación

Una de las diferencias que encontramos entre ambas técnicas es la versatilidad y flexibilidad que proporciona la micropigmentación respecto al microblading.

Si bien existen tanto la micropigmentación de las cejas pelo a pelo como el microblading pelo a pelo, es la micropigmentación la que concede la posibilidad de realizar las técnica del sombreado. Este aspecto puede ser especialmente relevante en aquellos casos en los que el paciente mantenga parte de su propio pelo y tan solo exista la necesidad de aportar densidad a su propia ceja, este tratamiento es muy apropiado para quien busca también un efecto más potente y sofisticado.

Herramientas utilizadas

El material que se utiliza en cada una de las técnicas también es diferente. En la micropigmentación el depósito de pigmento se realiza usando un equipo eléctrico en el que incorporamos agujas de una o varias puntas según el tratamiento que vayamos a realizar o el aspecto que queramos generar. Estas agujas se incorporan a un demógrafo.

En el microblading se trabaja con una pluma de metal llamada Tebori que guarda cierta similitud con un bisturí y con la que se van perfilando los pelos uno a uno, creando la apariencia de la ceja. En este caso también podemos incorporar en nuestro tebori diferentes agujas tanto en número como en forma, logrando así pelos más tumbados, más cortos o más largos.

Estas pequeñas agujas van realizando cortes muy pequeños donde se van depositando los pigmentos, permitiendo realizar los pelos con una alta precisión y simetría.

El teborí es una herramienta que no está conectada a ninguna fuente de alimentación, por lo que el trabajo es totalmente manual en el que juega un importante papel la propia habilidad del profesional.

Resultados diferentes ¿Cual es mejor?

En cuanto a los resultados finales de ambas técnicas existe disparidad de opiniones a la hora de dilucidar cuál de las técnicas es mejor. En realidad, podemos llegar a la conclusión de que existen profesionales que son más expertos en una técnica que en otra y que saben sacarle mayor partido a una de las técnicas en particular.

En consecuencia, es la profesionalidad del experto y no la técnica en concreto la que hay que tomar en consideración. No es posible por tanto a día de hoy determinar que una técnica es mejor que la otra. Si bien, existe una tendencia por decantarse por el microblading por el hecho de que otorga un resultado más natural.

Esperamos que este artículos os haya servido para conocer algunas de las diferencias entre estas dos fórmulas, aunque en realidad estamos hablando de dos opciones que tienen bastantes similitudes entre sí. La principal diferencia se basa en la utilización de diferentes herramientas para la introducción de pigmentos en la piel y en la superior perdurabilidad de la micropigmentación.

Podemos también hablar de la naturalidad a corto plazo que nos ofrece el microblading. Por otro lado debe ser el profesional el que pueda determinar qué técnica sería la
más apropiada para cada cliente, ya que hay factores muy importantes a tener en cuenta para el buen desarrollo y resultado de la técnica elegida.

Pide cita y tendrás un asesoramiento inicial gratuito

Podrás volver a gustarte, a verte bien en las fotos, olvidar maquillarte todos los días y recuperar tu autoestima. Ponerte en manos de un profesional te garantiza además de un buen resultado, tranquilidad y confianza.